la dama novata: algo nuevo, algo viejo, algo prestado, algo azul (vol. II – edición mi zona)

The final countdown!!! La semana que viene es el último post pre-boda [grito de Much]. Yo no soy la novia y ya estoy un poquito histérica organizando todo el viaje, la ropa, mirando el tiempo cada cinco minutos (no varía mucho, pero algo varía).

Y, cómo no, tachando de mi lista las cosillas que tengo que hacer antes de salir a la misión!!!😀 Uñas, pelo (en general), maletas, maquillaje, vestido bien planchadito, tratamientos de belleza, kits de emergencia… etc., etc., etc. No sé cómo lo hago pero la lista crece a medida q voy haciendo cosillas, ¡¡¡estoy por llamar a Iker Jiménez!!!

Y como las listas las tradiciones también son muy de crecer, ellas, o de evolucionar, no estoy muy segura… La semana pasada hablamos de las tradiciones típicas de las bodas por el mundo, esas que todos conocemos y amamos o aborrecemos (con estas cosas no suele haber un término medio). Esta semana (pre-pre-boda) toca hablar de tradiciones más de por aquí, del Norte de Extremadura. Como comprenderéis, no soy geobodera experta así que igual las tradiciones de por aquí son las mismas que por allá, y por un poco más lejos.  Simplemente os voy a contar un poco las cosas que se hacen por aquí y que no he oído que se hagan en otros sitios o, cuando las he contado, la gente se ha extrañado; así que me lo apunto como particular aunque en realidad no lo sea. Luego os toca a vosotros contarme las vuestras, ¿hacemos trato?

Vamos al lío que me está entrando complejo de persiana…

    • Cena pre-boda: los americanos, que son más finos, lo llaman ‘la cena de ensayo’ (¿qué es lo que ensayarán?). Aquí, que somos menos finos y lo hacemos en nuestros salones, garajes o jardines, consiste en reunir a la familia y amigos más cercanos cada uno por su parte y hacer una cena de las que me gustan a mí, en plan picoteos con su tortillita de patatas, su embutido, su ensaladilla rusa… un poquito de cada cosa. Luego algo de baile y cante, mucha conversación y si no se te va de las manos, a dormir prontito para no tener ojeras en la boda.

Source: seeloveandspecialsauce.tumblr.com via Bed Stuy on Pinterest

  • La ronda: después de la cena se sale de ronda. Diréis que lo que nos gusta salir de ronda por aquí, nos da igual si es en despedidas, bodas, pre-bodas, bautizos o comuniones… Somos de molestar a los vecinos, sí. Una buena cena pre-boda tiene que acabar cantando “un limón se echó a rodar”.
  • Desayuno mañanero: algunas cenas pre-boda se alargan más de la cuenta entre las juventudes así que al día siguiente se presentan en casa del novio para desayunar. Es más común entre los amigos del novio que entre las amigas de la novia pero a veces se da en ambos casos.
  • Quedamos en mi casa: por aquí hay una cosa muy muy típica que a mí me da un poquito (bastante) de vergüenza. Yo lo llamo ‘el paseíllo’. Los invitados del novio se reúnen en la casa de los padres del novio y los de la novia en la de la novia. Cuando el chico ya está preparado, salen todos a buscar a la novia y allí la recogen y caminan todos en formación hasta la iglesia (en las bodas civiles creo que no se hace el paseíllo).

La novia va delante, del brazo de su padre o padrino, para que se luzca bien el vestido. El novio va detrás, con la madre o madrina y detrás de ellos el resto de invitados. También revolotea por ahí el fotógrafo haciendo fotos a diestro y siniestro. Además, éste último es el personaje clave, porque en cuanto se le ve aparecer ya está todo el mundo preparado para ver los modelitos bodiles (yo cuando pasan por mi casa también, que conste! Jajajaja!).

Source: google.com via el vals de amelie on Pinterest

Es una tradición que me gusta ver (me encanta cotillear los modelitos bodiles, no lo puedo evitar), aunque tampoco es que salga a verla, pero jamás de los jamases la haría en mi propia boda… me muero de la vergüenza con las vecinas diciéndote lo guapa que estás (o que no les gusta el escote, que las hay que no se cortan…).

  • Pasar el zapato: esta es una tradición que a la gente de fuera le escandaliza un poco. Durante el banquete, las amigas de la novia le cortan la liga y cogen uno de sus zapatos para ponerlo en una bandeja y pasar por las mesas pidiendo donativos para la novia. Los amigos del novio hacen lo mismo con la corbata (aunque ellos van sin zapato, vete tú a saber por qué). Van mesa por mesa haciendo ruido y cantando canciones. Las mujeres hacen donativos para la novia y los hombres para el novio, a cambio se llevan un trocito de la liga (o de una servilleta, que no hay liga para tanta gente) o de la corbata (o los calzoncillos…). Cada vez se está haciendo menos (para mi gusto es un pelín hortera y molesto), pero aún se hace. El dinero recaudado se supone que es para las copas, pero no estoy muy segura de qué se hace con él en realidad.
  • Autógrafos en el menú: es una tradición que se ha perdido bastante. De hecho, yo no lo he visto en ninguna boda pero sé que mis padres en su boda lo hicieron. Cuando la gente pasaba entregando el sobre los novios les ponían una dedicatoria en el menú de la boda como recuerdo. Es un detalle muy bonito pero reconozco que se debe hacer eterno para los novios, sobre todo en las bodas con más de 100 invitados…

Pues estas son algunas de las tradiciones que más llaman la atención por aquí por la zona. Creo que las más peculiares son la del zapato y la del paseíllo, el estoy segura de que las habéis visto en más de una boda, sobre todo la de los autógrafos en el menú.

Ahora es vuestro turno, quiero saber tradiciones de vuestras respectivas zonas o que, simplemente, os parezcan curiosas, aunque no sean tan locales, a ver si me da por agenciarme alguna, ¡jeje! También tengo muuuucha curiosidad por saber qué os parecen las tradiciones de por aquí, ¡a criticar se ha dicho!

¡Feliz semana pre-preboda!

La Dama Novata

5 pensamientos en “la dama novata: algo nuevo, algo viejo, algo prestado, algo azul (vol. II – edición mi zona)

  1. Que interesante el desayuno mañanero, nunca se me hubiese ocurrido ir a desayunar a casa de la novia, seguro que estaría yo más nerviosa que ella. A mi me gustan las tradiciones de toda la vida, que la novia entre con la marcha nupcial, donde se le ponen a todo el mundo los pelos de punta y que termine diciendo, “puedes besar a la novia” ¡que bonito! aunque eso ya solo se ve en las películas. También me gusta el momento de tirar el ramo a las amigas solteras, aunque nunca me pongo no vaya a ser que sea yo la próxima… un beso.

    • yo es que todo lo que sea desayunar… jejejeje! a mí eso también me gusta, pero como tú dices, sólo pasa en las películas! algún día tendrás que coger el ramo, no?? jejejejeje! Muaaaa

  2. Pingback: la dama novata: repasemos la lección (“y que sea lo que dios quiera”, como diría mi abuela) | el diario de amelie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s