la dama novata: la pequeña matilda

Hace mucho, mucho tiempo, cuando las palabras encontraron el camino de la piedra, del barro y la ceniza, los hombres comenzaron a escribir los símbolos que identificaban a aquellos que admiraban: el rey, el guerrero.

[…]

El saber, recogido en tablillas de barro, de cera, de madera o de piedra, pertenecía a los dioses y se guardaba en lo más profundo.

Tuvieron que pasar varios siglos, para que las palabras que nacían de la boca y se engarzaban en historias en los labios de los más sabios, por viejos, empezaran a reptar como huellas de animales invisibles en la seda, la madera, el papiro o la piel de becerros no nacidos.

[…]

La voz de los muertos emerge en las palabras leídas con la misma frescura con la que las escribieron cuando estaban vivos. […] Los libros, con las hojas cerradas posados en los estantes, no son  sino mariposas que esperan pacientes el momento de elevar el vuelo y desplegar, en la magia de sus alas, la cartografía de todos los mundos posibles.

Extracto de ‘La casa de la vida’ de Emilia Oliva.

¡Buenos días!

Ayer (24 de octubre) fue el ‘Día de la Biblioteca’ y, por extensión, de los libros y de la lectura en general. Sí, he dicho biblioteca, habéis leído bien. Siguen existiendo, aunque muchas languidecen reconvertidas en cibercafés gratuitos con usuarios que poco o nada respetan su auténtico valor como difusoras de la cultura.

¿Qué tiene que ver esto con ‘el diario de amelie’? Pues poco o nada, pero me ha gustado el texto de Emilia Oliva y me apetecía compartirlo con vosotr@s. El caso es que a mí me encanta leer, me encantan las historias de personas ficticias con las que unas veces empatizas y otras no.

Source: a8.sphotos.ak.fbcdn.net via June on Pinterest

Me encanta sumergirme en un mundo en el que puedo completar la historia que me cuenta el escritor con mi imaginación, me encanta ponerle cara y gestos a los personajes e inventar los espacios en los que se mueven (también criticar los decorados y el casting cuando hacen la película, ¡jijiji!). Y me encantaría, imitando a la pequeña Matilda de Roald Dahl, llevarme una carretilla llena de libros y tener tiempo para leerlos todos.

Este fin de semana da muuucha lluvia (al menos por aquí), ¿mantita y un buen libro?😉

Feliz jueves lector,

La Dama Novata.

P.D.: Sigue abierto el plazo de inscripción para el concurso laminoso, ¡¡¡daos prisa que ya queda poquito!!! ¿Quién será el afortunad@? Ays, ¡qué nervios!

8 pensamientos en “la dama novata: la pequeña matilda

  1. post instructivo y con mensaje!! la verdad que se ha perdido mucho el tema de leer libros físicos con las tablets …. pero la idea de mantita y libro me gusta!!

  2. pues yo que quieres que te diga… pero a pesar de lo que me gustan a mi los cachivaches tecnológicos🙂 como un libro de papel no hay nada… pasar las hojas, doblar las esquinas para marcar la página, ese olor tan característico del papel…

    • O.O ¡¡¡No me lo puedo creer!!! ¡La mismísima Emilia! ¡Qué ilusión! Gracias por comentar mi humilde post🙂 Ays, sillón frente a la chimenea en las tardes de invierno, ¡qué placer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s