la dama novata: el número mil {reflexiones varias}

¡Buenos días a todos y a todas!

¿Quién será el afortunado número mil? Ays, me muero de la curiosidad (no vale hacer trampas, ¿eh?).

No sé si os habréis enterado, pero amelie está de sorteo. Aunque a juzgar por la acogida me parece que más de uno ya se ha enterado y, además, lo ha contado por ahí. En este momento 45 comentarios en el post del sorteo (y subiendo, que sé de alguna que sólo se acuerda de pasar por aquí los jueves, no sé por qué será… ;)), a 624 personas les gusta ‘el vals de amelie’ en facebook y 56 personas están hablando de ello en este momento en la red social. No me preguntéis qué es esto último porque ni idea, pero cómo decía aquel: “que hablen de ti, aunque sea mal”.

El caso es que, como la semana pasada, tenía otro tema preparado para hoy, pero estoy otra vez en plan improvisador, así que lo dejaré para el jueves siguiente (si no surge otra cosa, claro). Hoy me apetece hablar de concursos bueno, más concretamente, de mi experiencia con los concursos.

Source: theberry.com via Alyssa on Pinterest

Y mi experiencia con los concursos es… ¡nefasta! Puede que sea una de las personas más gafes que pulula por el mundo y eso que nací el mismo día que la Lotería Primitiva. Sí, la del perro Pancho, esa que patrocina (o patrocinaba) los Goya, la que sortean los jueves y los sábados (puedes jugar para los dos días con los mismos números), esa que de vez en cuando tiene un bote súper millonario que nunca me toca… ¿La situáis ya? Pues ese sorteo y yo nacimos el mismo día. Y no me refiero sólo a la fecha, el mismo día del mismo año, exactamente el mismo. Ale, ahora lo googleais si queréis saber mi edad, que no os lo pienso decir, ¡cotillas!

El caso es que debí arañarla en la incubadora o se tomó muy mal que no me acordase de su cumpleaños durante veinte años (me enteré de la efeméride en nuestro veinte aniversario), ¡me la tiene jurada! He jugado desde entonces cada vez que hay bote, cada vez que es nuestro cumpleaños, cuando me dan ataques de ludopatía… pero nada, no hay manera. No acierto ni un número. La Primi me odia… encima se lo ha contado a los Euromillones, en los que no acierto ni una mísera estrella…

Source: foxontherun.tumblr.com via paper on Pinterest

Soy muy de participar. Suelo participar en todos los concursos que me voy encontrando por ahí, desde los de los cereales, hasta los de los blogs, pasando por los del Cola-Cao y los del chocolate y empresas varias. La semana pasada participé en el súper concurso de adictaaloscomplementos y tampoco me tocó, aunque ella ha ganado una más que probable clienta… En el de misdulces26 con esa TartaEncharcadoraDeTeclados y en todos los de amelie, por supuesto, y nada.

Mi botín en concursos se resume en una garrafa vacía de flúor (sí, vacía, la profesora la sorteaba cuando terminábamos) que me tocó en el colegio. Nueve euros en una quiniela de once aciertos, que encima no cuenta como sorteo, ¡hay que acertar! (y para una vez que acierto, acertó media humanidad). Lo jugado en la Lotería de Navidad, que suelen ser cinco euros, la gente se extraña pero no suelo jugar más. Y mi mayor botín: un libro de historia de la radio que me tocó en un concurso del mismo medio.

Así estoy yo, traumatizada con los concursos. Mi padre está empeñado en que vaya a la ‘Ruleta de la Suerte’ (soy una crack resolviendo paneles desde casa), pero me da miedo que la ruleta me odie, igual que la primitiva. ¡Si pierdo hasta al Monopoly! Y eso que soy de las que compra…

Source: sanforized.blogspot.com via Mr on Pinterest

Aun así, participo en lo que me echen. Total, por participar no pierdo nada… Esta semana sigo intentando reconciliarme con la primi y, ya que me pongo, lo intentaré con el concurso de amelie, que a mí también me han encantado las láminas.

Y vosotros, ¿qué? ¿Concurseros afortunados o frustrados? Seáis como seáis feliz jueves y mucha suerte con el concurso!!!

Feliz jueves!!!!

La Dama Novata

P.D.: ¿Qué habrá sido del flúor? ¿Se sigue haciendo? Me da la sensación de que es algo muy de los noventa… y que en los noventa se quedó… ¿Algún profe/a de primaria que nos saque de dudas? Ays, me siento mayor…

P.D.2: Me estoy dando cuenta de que me pongo a hablar del flúor y lo mismo era una cosa de aquí de Extremadura… Por si acaso lo explico: una vez por semana nos repartían un vasito, una servilleta y un chorro de flúor y teníamos que hacer enjuagues durante un minuto. Aunque eso de los enjuagues es relativo, más bien consistía en hacer bochinche e intentar no escupirlo de la risa antes del minuto, ¡corrías el riesgo de que se te cayeran los dientes!

P.D.3 (la jefa añade): sí, “la jefa” añade que el trabajo de la dama novata es no remunerado, bueno sí, en un montón de amol que le mando cuando me acuerdo vía whatsapp 😛 Así que estas ansias por dar a conocer el concurso sólo y exclusivamente son por que las láminas molan un montón!

Anuncios

reflexiones de una novia a dos meses de su boda

Ayer por la mañana sufrí mi primer ataque de nervios pre-boda: muchas cosas por hacer y muy poco tiempo… Todo fue culpa de una dichosa lista-recordatorio que encontré perdida entre montañas de papeles…

El susodicho folio contiene una interminable columna de “cosas por hacer” ;y entre todo eso estaba ella, la olvidada: el ramo de la novia

Source: stylemepretty.com via Emily on Pinterest

¡Ay madre! ¡Qué se me había olvidado por completo! ¡Una novia no es una novia sin el ramo! 😉 (y menos yo que no sabría que leches hacer con las manos…) Y lo peor de todo es que llevo años, que digo años, siglos, que digo siglos; toda mi existencia sabiendo cómo va a ser mi ramo! Pero me había olvidado de él… 😦

Source: stylemepretty.com via Emily on Pinterest

Sin más dilación, comí, me vestí y fui a una floristería, cerca de mi casa, en la que siempre me paro a ver los ramos, coronas de flores y arreglos de todo tipo que tienen en el escaparate. Maldito el momento.

¿Quién se casa? Ya estoy un poco cansada de las cosas que hay que hacer porquesí. Es nuestra boda y la celebraremos como nosotros queramos… ¿es tan difícil de entender? Hace tiempo leí el post de la condesa dónde relata cómo fue el día de su boda. No pudo ser más clara: el día de su boda NO es (fue) el día más importante de su vida.

Source: ruffledblog.com via Emily on Pinterest

Y así es señores. Ya estoy cansada de que me miren como un bicho raro: que sólo quiero un puñetero ramo bonito! No quiero un ramo de novia! Y no, señora, no pienso adornar el coche como usted quiera y no voy a llenar las escaleras del ayuntamiento de flores… Teníais que haber visto su cara cuando le dije que no vamos a hacer las típicas fotos de boda con la familia plantada alrededor de los novios en las escaleras… ¡no! Se quedó atónita y sólo tartamudeó: pero, es el día de tu boda! Es el día más importante de tu vida! ¬¬

Estamos muy ilusionados con casarnos, con celebrar ese día por todo lo alto y pasárnoslo genial. Tenemos ganas de que llegue, de ver a toda esa gente que queremos junta, de compartir un día como ese, importante, sí, pero NO el más importante. A estas alturas de vida, después de 8 años de relación, una casa propia y un gato 😛 ya estamos más que casados.

Source: stylemepretty.com via Ally on Pinterest

Hay muchos momentos de nuestra relación que recuerdo con cariño y que considero claves en mi vida: aún recuerdo el día que le conocí, hace más de 10 años; recuerdo nuestra primera cita (y la bronca que me llevé al llegar a casa…); recuerdo el pedazo ramo de margaritas que recibí en casa el día antes de irme a estudiar fuera; recuerdo todas y cada una de las visitas que me hizo; nunca olvidaré el viaje a París que me regaló al terminar la carrera cómo tampoco olvidaré la primera noche que pasamos en nuestra casa.

Y podría seguir… Seguramente (y espero… :P) el 16 de Junio sea increible, y se convierta en uno de esos días para el recuerdo. Pero no nos engañemos, ni es el día más importante de nuestra vida ni espero que lo sea. Espero que nos queden muchos días igual y más importantes que ese.

Por favor, que cada uno viva su boda cómo quiera; basta de imposiciones, basta de tradiciones absurdas; si te gustan y las quieres seguir, ¡adelante! Pero no me mires raro si te digo que no llevo un cortejo de niños…

Feliz martes!

amelie ♥ ♥