la dama novata: nocherepe

¡Buenos días!

Ya no queda nada, ha empezado la cuenta atrás para el día de la lentejuela. Sin tiempo de habernos recuperado de la comida de Navidad tenemos que estar pensando en el modelito brilloso con el que despediremos el año.

La Nochevieja me crea sentimientos contradictorios (desde que escribo aquí me he dado cuenta de que hay un montón de cosas que me crean sentimientos contradictorios, al final voy a ser yo la contradictoria… ¡cierro paréntesis!). Es una noche muy familiar para mí (sí, familiar) pero que al mismo tiempo me da penilla, un año más y todas esas cosas.

Source: simplyseductive.blogspot.com via Danielle on Pinterest

Por otro lado están las tradiciones/supersticiones. A la orden del día esa noche, que todos queremos empezar el año con buen pie. Investigando un poquitillo me he encontrado algunas conocidas y otras más curiosas:

  • Lencería roja. No suelo llevar. Bien porque no me combina con la ropa, bien porque se supone que hay que quemarla para que dé suerte (¿?) y me da o pena o rabia
  • Pedir un deseo con cada campanada. ¿A quién se le ocurrió esto? Y, lo que es más importante, ¿a quién leches le da tiempo a pedir un deseo con cada campanada? Esto me da que es un complot de Flash para dejarnos mal desde el primer segundo del año
  • Brindar con Cava/Champán/SidraElGaitero. Con la variante del anillo de oro dentro. Muy bonita tradición, mucho brindis, me encanta sacar el corcho de la botella (otra de mis rarezas) pero, señores fabricantes de bebidas espirituosas con burbujas, ¿no pueden inventar una que sepa mejor? Háganlo por mí,  me gustaría disfrutar del brindis alguna vez *.*
  • Recibir el año nuevo con dinero en el zapato. Se supone que trae prosperidad económica. No la conocía hasta hoy, pero me da que la voy a aplicar, que no creo que me venga mal. Mi duda es si a más dinero en el zapato más prosperidad económica…
  • Sacar maletas a la puerta de casa. Para tener muchos viajes en el año nuevo. Tampoco lo había oído, pero me lo estoy pensando…
  • Comer las doce uvas. Me encanta, es un buen subidón de adrenalina para empezar el año. Mola intentar comértelas todas al compás de las campanadas; molan las frases graciosas/atragantantes de mi primo en medio de los gongs; mola que seamos los únicos que lo hacemos (no sé de ningún otro país en el que se hace, corregidme si me equivoco); mola contarlas y recontarlas para asegurarme de que tengo doce; mola el segundo de silencio antes de la explosión post último gong. Mola en general
  • Ver las uvas en La 1. Inamovible, aunque implique discusiones
  • Criticar/solizarizarse o ambas con ‘la Igartiburu’. Qué frío tiene que pasar la pobre y qué trajes más feos le ponen a veces…
  • El momento cuartos. Y su confusión en general
  • Los propósitos de año nuevo. Uff… perezaca

En general suele ser una noche bastante repetitiva: cena-juegos-uvas-besos-más besos-fiesta-unos cuantos besos más-un poco más de fiesta-desayuno(opcional). Y, para mi gusto, crea unas expectativas demasiado altas que no se suelen cumplir. Por eso, este año he decidido simplificar…

Sustituir Nueva York por vuestras respectivas ciudades/pueblos en caso de que sea necesario

¿Cumplís alguna tradición/superstición? ¿Tenéis pensado empezar alguna? ¿Y el modelito nocheviejil? Recordad que las lentejuelas y los brillos están más permitidos que nunca, así que si gustáis de ellos, ¡es vuestra oportunidad!

¡Feliz Nochevieja! Que tengáis una muy buena entrada y salida de año y que nadie se me atragante con las uvas que aún nos queda mucha navidad por delante (sí Reyes Magos, me refiero a vosotros ^^)

¡Ahh! Y , “que lo mejor de 2012 sea lo peor de 2013”, 😉

la dama novata

Anuncios

la dama novata: supersticiones

Buenos días,

El pasado martes fue ‘martes y 13’. Muchos lo consideran e 13 un número malvado, que da mala suerte y cosas por el estilo, aunque hay otros que los consideran justo lo contrario.

Yo no soy especialmente supersticiosa. Sí que suelo tocar madera cuando hablo o pienso en algo que no me gustaría que ocurriese o de mi manía de procurar no ponerme debajo de cosas (léase televisores, aparatos de aire acondicionado, etc.); aunque creo que es más bien una obsesión que una superstición. Puedo cruzarme con un gato negro tranquilamente, pasar debajo de una escalera o abrir el paraguas dentro de casa sin que me tiemble el pulso. Claro que así me va a mí, ¡la suerte me rehúye!

Source: Uploaded by user via Tim on Pinterest

El año que viene, si las previsiones Mayas no lo impiden, es 2013. Año maldito para los que se empeñan en ni siquiera pronunciarlo y dicen 2012+1 (¡qué poco práctico!). Aunque hay mucha gente a la que le hace gracia la efeméride y han decidido celebrar su boda en ese año.

Sé que hay algunas parejas que han decidido aplazar sus planes de boda para 2014, pero también sé de otras muchas que se han animado a celebrar su matrimonio precisamente por ser 2013. El 2013 es año de bodas, de muuuchas bodas.

Ya conozco a cinco parejas que están planeando su enlace para el verano que viene. Cinco parejas que no han dejado que el número 13 les estropee sus planes o a los que les ha hecho gracia el número y han decidido aprovecharlo.

Soy de las que piensa que si tienes ilusión por celebrar tu boda, ¿qué más da la fecha?

Y vosotr@s qué, ¿sois supersitcios@s? ¿Celebraríais vuestra boda o cualquier otro evento importante en 2013 o preferís esperar/adelantarlo?

Feliz semana,

La Dama Novata