la dama novata: nocherepe

¡Buenos días!

Ya no queda nada, ha empezado la cuenta atrás para el día de la lentejuela. Sin tiempo de habernos recuperado de la comida de Navidad tenemos que estar pensando en el modelito brilloso con el que despediremos el año.

La Nochevieja me crea sentimientos contradictorios (desde que escribo aquí me he dado cuenta de que hay un montón de cosas que me crean sentimientos contradictorios, al final voy a ser yo la contradictoria… ¡cierro paréntesis!). Es una noche muy familiar para mí (sí, familiar) pero que al mismo tiempo me da penilla, un año más y todas esas cosas.

Source: simplyseductive.blogspot.com via Danielle on Pinterest

Por otro lado están las tradiciones/supersticiones. A la orden del día esa noche, que todos queremos empezar el año con buen pie. Investigando un poquitillo me he encontrado algunas conocidas y otras más curiosas:

  • Lencería roja. No suelo llevar. Bien porque no me combina con la ropa, bien porque se supone que hay que quemarla para que dé suerte (¿?) y me da o pena o rabia
  • Pedir un deseo con cada campanada. ¿A quién se le ocurrió esto? Y, lo que es más importante, ¿a quién leches le da tiempo a pedir un deseo con cada campanada? Esto me da que es un complot de Flash para dejarnos mal desde el primer segundo del año
  • Brindar con Cava/Champán/SidraElGaitero. Con la variante del anillo de oro dentro. Muy bonita tradición, mucho brindis, me encanta sacar el corcho de la botella (otra de mis rarezas) pero, señores fabricantes de bebidas espirituosas con burbujas, ¿no pueden inventar una que sepa mejor? Háganlo por mí,  me gustaría disfrutar del brindis alguna vez *.*
  • Recibir el año nuevo con dinero en el zapato. Se supone que trae prosperidad económica. No la conocía hasta hoy, pero me da que la voy a aplicar, que no creo que me venga mal. Mi duda es si a más dinero en el zapato más prosperidad económica…
  • Sacar maletas a la puerta de casa. Para tener muchos viajes en el año nuevo. Tampoco lo había oído, pero me lo estoy pensando…
  • Comer las doce uvas. Me encanta, es un buen subidón de adrenalina para empezar el año. Mola intentar comértelas todas al compás de las campanadas; molan las frases graciosas/atragantantes de mi primo en medio de los gongs; mola que seamos los únicos que lo hacemos (no sé de ningún otro país en el que se hace, corregidme si me equivoco); mola contarlas y recontarlas para asegurarme de que tengo doce; mola el segundo de silencio antes de la explosión post último gong. Mola en general
  • Ver las uvas en La 1. Inamovible, aunque implique discusiones
  • Criticar/solizarizarse o ambas con ‘la Igartiburu’. Qué frío tiene que pasar la pobre y qué trajes más feos le ponen a veces…
  • El momento cuartos. Y su confusión en general
  • Los propósitos de año nuevo. Uff… perezaca

En general suele ser una noche bastante repetitiva: cena-juegos-uvas-besos-más besos-fiesta-unos cuantos besos más-un poco más de fiesta-desayuno(opcional). Y, para mi gusto, crea unas expectativas demasiado altas que no se suelen cumplir. Por eso, este año he decidido simplificar…

Sustituir Nueva York por vuestras respectivas ciudades/pueblos en caso de que sea necesario

¿Cumplís alguna tradición/superstición? ¿Tenéis pensado empezar alguna? ¿Y el modelito nocheviejil? Recordad que las lentejuelas y los brillos están más permitidos que nunca, así que si gustáis de ellos, ¡es vuestra oportunidad!

¡Feliz Nochevieja! Que tengáis una muy buena entrada y salida de año y que nadie se me atragante con las uvas que aún nos queda mucha navidad por delante (sí Reyes Magos, me refiero a vosotros ^^)

¡Ahh! Y , “que lo mejor de 2012 sea lo peor de 2013”, 😉

la dama novata

Anuncios

la dama novata: naviduvi

¡Buenos días!

Cuánto tiempo, ¿eh? Yo como el turrón, vuelvo por Navidad. Porque  no sé si os habréis enterado, pero ¡ya es Navidad!

No sé a vosotros, pero a mí cada vez me parece que llega antes, ¿serán cosas de El Corte Inglés? Pues no lo sé, pero a este paso me veo en bikini comiendo turrón del duro…

No me malinterpretéis, no soy antinavideña, aunque reconozco que ya no la espero con tanta ilusión como antes. Hay muchísimas cosas que me encantan de la navidad. Por ejemplo: las luces de las ciudades, el amigo invisible, envolver regalos, los arbolitos decorados, ver Love Actually debajo de una manta (muy fan y muy navideño), los anuncios de juguetes (sobre todo si son de Playmobil), los catálogos de juguetes, el turrón Suchard… ¡Esas cosillas típicas!

Source: stipje.blogspot.com via Megan on Pinterest

Aunque hay otras muchas que no me gustan. Las compras navideñas, por ejemplo. Las tiendas abarrotadas, el abrigo súper gordo que se convierte en sauna según entras por la puerta. Que tú puedes pensar que estás en tu ciudad correspondiente, pero resulta las tiendas son portales al Sáhara con ropa colgada…

La lotería de Navidad, que siempre acabo comprando pero que nunca me toca. Encima tenemos que pasar todo el día viendo cómo lo celebra la gente y los agujeros que van a tapar con el dinero que les ha tocado… ¬¬ Y me alegro por la gente que gana, pero digo yo que habrá otras noticias en el mundo; que vaya, se puede atracar un banco ese día y llevarse más millones de los que se ganan con la lotería y no salir ni medio minuto en las noticias…

Luego están las tradiciones. Unas más arraigadas que otras. Las otras con más sentido que las unas… Esto es como los juegos de mesa, en cada casa hay unas normas. Mi familia siempre se cena a las nueve (bueno, mejor dicho, siempre hay que estar a las nueve para cenar…), procuramos brindar con cava extremeño (somos muy de la tierra) y se hacen un mínimo de tres postres (lo suyo es poner un poco de cada en un mismo plato e ir picoteándolos todos).

Source: blog.alltheluckintheworld.nl via Ngaire on Pinterest

Cómo estas muchas más que casi prefiero que se queden en la intimidad de la casa de mis abuelos, como nuestras competiciones de SingStar con codazos, cosquillas y desconexión disimulada de micros o las de Trivial con robo de quesitos… Esas pequeñas rencillas familiares… ¿Qué sería de la Navidad sin ellas?

Y vosotros, ¿qué? ¿Alguna tradición chula que contar? ¿Os gusta la navidad? ¿Tenéis sentimientos encontrados como yo? Sea como sea, ya está aquí, y ha venido para quedarse hasta que se vayan los Reyes Magos, así que a intentar disfrutarla todo lo que se pueda.

Source: flipflopsandpearls.com via Megan on Pinterest

Por cierto, os recuerdo que sigue abierto el sorteo para llevaros unas preciosísimas felicitaciones navideñas twitteras de el vals de amelie. Yo por si acaso participo, aunque ya sabéis que no soy competencia… ¡jijijiji!

Feliz jueves!!

la dama novata

la dama novata: algo nuevo, algo viejo, algo prestado, algo azul (vol. II – edición mi zona)

The final countdown!!! La semana que viene es el último post pre-boda [grito de Much]. Yo no soy la novia y ya estoy un poquito histérica organizando todo el viaje, la ropa, mirando el tiempo cada cinco minutos (no varía mucho, pero algo varía).

Y, cómo no, tachando de mi lista las cosillas que tengo que hacer antes de salir a la misión!!! 😀 Uñas, pelo (en general), maletas, maquillaje, vestido bien planchadito, tratamientos de belleza, kits de emergencia… etc., etc., etc. No sé cómo lo hago pero la lista crece a medida q voy haciendo cosillas, ¡¡¡estoy por llamar a Iker Jiménez!!!

Y como las listas las tradiciones también son muy de crecer, ellas, o de evolucionar, no estoy muy segura… La semana pasada hablamos de las tradiciones típicas de las bodas por el mundo, esas que todos conocemos y amamos o aborrecemos (con estas cosas no suele haber un término medio). Esta semana (pre-pre-boda) toca hablar de tradiciones más de por aquí, del Norte de Extremadura. Como comprenderéis, no soy geobodera experta así que igual las tradiciones de por aquí son las mismas que por allá, y por un poco más lejos.  Simplemente os voy a contar un poco las cosas que se hacen por aquí y que no he oído que se hagan en otros sitios o, cuando las he contado, la gente se ha extrañado; así que me lo apunto como particular aunque en realidad no lo sea. Luego os toca a vosotros contarme las vuestras, ¿hacemos trato?

Vamos al lío que me está entrando complejo de persiana…

    • Cena pre-boda: los americanos, que son más finos, lo llaman ‘la cena de ensayo’ (¿qué es lo que ensayarán?). Aquí, que somos menos finos y lo hacemos en nuestros salones, garajes o jardines, consiste en reunir a la familia y amigos más cercanos cada uno por su parte y hacer una cena de las que me gustan a mí, en plan picoteos con su tortillita de patatas, su embutido, su ensaladilla rusa… un poquito de cada cosa. Luego algo de baile y cante, mucha conversación y si no se te va de las manos, a dormir prontito para no tener ojeras en la boda.

Source: seeloveandspecialsauce.tumblr.com via Bed Stuy on Pinterest

  • La ronda: después de la cena se sale de ronda. Diréis que lo que nos gusta salir de ronda por aquí, nos da igual si es en despedidas, bodas, pre-bodas, bautizos o comuniones… Somos de molestar a los vecinos, sí. Una buena cena pre-boda tiene que acabar cantando “un limón se echó a rodar”.
  • Desayuno mañanero: algunas cenas pre-boda se alargan más de la cuenta entre las juventudes así que al día siguiente se presentan en casa del novio para desayunar. Es más común entre los amigos del novio que entre las amigas de la novia pero a veces se da en ambos casos.
  • Quedamos en mi casa: por aquí hay una cosa muy muy típica que a mí me da un poquito (bastante) de vergüenza. Yo lo llamo ‘el paseíllo’. Los invitados del novio se reúnen en la casa de los padres del novio y los de la novia en la de la novia. Cuando el chico ya está preparado, salen todos a buscar a la novia y allí la recogen y caminan todos en formación hasta la iglesia (en las bodas civiles creo que no se hace el paseíllo).

La novia va delante, del brazo de su padre o padrino, para que se luzca bien el vestido. El novio va detrás, con la madre o madrina y detrás de ellos el resto de invitados. También revolotea por ahí el fotógrafo haciendo fotos a diestro y siniestro. Además, éste último es el personaje clave, porque en cuanto se le ve aparecer ya está todo el mundo preparado para ver los modelitos bodiles (yo cuando pasan por mi casa también, que conste! Jajajaja!).

Source: google.com via el vals de amelie on Pinterest

Es una tradición que me gusta ver (me encanta cotillear los modelitos bodiles, no lo puedo evitar), aunque tampoco es que salga a verla, pero jamás de los jamases la haría en mi propia boda… me muero de la vergüenza con las vecinas diciéndote lo guapa que estás (o que no les gusta el escote, que las hay que no se cortan…).

  • Pasar el zapato: esta es una tradición que a la gente de fuera le escandaliza un poco. Durante el banquete, las amigas de la novia le cortan la liga y cogen uno de sus zapatos para ponerlo en una bandeja y pasar por las mesas pidiendo donativos para la novia. Los amigos del novio hacen lo mismo con la corbata (aunque ellos van sin zapato, vete tú a saber por qué). Van mesa por mesa haciendo ruido y cantando canciones. Las mujeres hacen donativos para la novia y los hombres para el novio, a cambio se llevan un trocito de la liga (o de una servilleta, que no hay liga para tanta gente) o de la corbata (o los calzoncillos…). Cada vez se está haciendo menos (para mi gusto es un pelín hortera y molesto), pero aún se hace. El dinero recaudado se supone que es para las copas, pero no estoy muy segura de qué se hace con él en realidad.
  • Autógrafos en el menú: es una tradición que se ha perdido bastante. De hecho, yo no lo he visto en ninguna boda pero sé que mis padres en su boda lo hicieron. Cuando la gente pasaba entregando el sobre los novios les ponían una dedicatoria en el menú de la boda como recuerdo. Es un detalle muy bonito pero reconozco que se debe hacer eterno para los novios, sobre todo en las bodas con más de 100 invitados…

Pues estas son algunas de las tradiciones que más llaman la atención por aquí por la zona. Creo que las más peculiares son la del zapato y la del paseíllo, el estoy segura de que las habéis visto en más de una boda, sobre todo la de los autógrafos en el menú.

Ahora es vuestro turno, quiero saber tradiciones de vuestras respectivas zonas o que, simplemente, os parezcan curiosas, aunque no sean tan locales, a ver si me da por agenciarme alguna, ¡jeje! También tengo muuuucha curiosidad por saber qué os parecen las tradiciones de por aquí, ¡a criticar se ha dicho!

¡Feliz semana pre-preboda!

La Dama Novata