los lunes a la moda: el vestido de la novia

Muy buenos días!

Uf! Pero qué horas son ya! Seguro que me entendéis perfectamente cuando os digo que ¡cuesta un montón volver a la rutina después de 15 días de vacaciones! 😛 jejejeje Así que tener un poco de paciencia… es la semana de acomodación!

No quiero ser pesada, ni que los post se conviertan en un monotemático de la boda; las cosas, en pequeñas dosis, mejor 🙂 Además, aún sólo tengo las fotos de los invitados… 😦 Pero, ¡también las que nos hizo Noelia! 🙂

Así que en este primer “lunes a la moda” post boda, os voy a enseñar dos fotos en las que se ve con detalle uno de los secretos mejor guardados de una boda: el vestido de la novia.

La verdad es que, en mi caso, lo encontré de casualidad. Creo que no os lo había contado… pero la elección del vestido fue la decisión más rápida (y la primera, después de la fecha :P) que hubo en todos los preparativos bodiles. Quería algo de tul, simple, pero con un toque diferente y, eso sí, con cola jejejeje

A pesar de que intentamos celebrar una boda “no boda”, vamos, una boda a nuestra manera, yo quería un vestido blanco, “suave”, con un toque glamuroso y una “peazo cola“.

Como os comenté, el vestido apareció por casualidad en mi vida, cuando fui a probarme el que tenía entre ceja y ceja (y que me quedaba de espanto… pero oye, me lo tuve que probar dos veces para darme por enterada…). Chicas casaderas, cuando os digan que os tenéis que probar todo lo que os ofrezcan, es verdad. No digáis NO a un vestido jejejeje

Estoy muy contenta con la elección, no me arrepiento, para nada. Lo disfruté. Bailé, salté, me tiré por el suelo con él… y ¿sabéis que os digo? Excepto un pequeño roto en el forro, está impecable. Esas son mis dos recomendaciones de este “lunes a la moda”: cuanto estés en plena búsqueda, pruébate todo los vestidos posibles, sean como sean; y el día de la boda, disfrútalo.

Os dejo con una de mis fotos preferidas. Esta sacada justo cuando salí del coche, agarrada a mi guapísimo padre, con una sonrisa que no se me borró en el resto del día. En esos momentos no sabía muy bien si reír, llorar… creo que se me nota en la cara jejeje

¿Qué os parece el vestido? No seáis malos! Lectoras casadas, ¿cómo fue vuestra elección? Lectoras casaderas, ¿cómo es el vestido de vuestros sueños?

Feliz lunes tulero!

amelie ♥ ♥

Anuncios

Silvia y Pablo, una boda real (y genial!)

Muy buenos días!

Ya estamos a mitad de semana… ¡y hoy os traemos un post en condiciones! yupi!

Tenemos que agradecerle toda la información y las fotos a Javi de f2studio y a Silvia, la novia más guapa que he visto en años. Hace no mucho, casualidades de la vida, me topé en facebook (ya sabéis, amigos de unos amigos, que son amigos…) con las fotos de la boda de unos chicos. Me sonaban mucho… hasta que recordé que las había visto en un blog.

Sí, esa boda que tanto me había gustado y que era merecedora de un hueco en una revista/blog de bodas americanas (vestido corto incluido), se había celebrado aquí aladito y había sido fotografiada por un compañero!

Rápidamente le escribí y Javi, más majo que las pesetas, me dijo que Silvia, más maja aún que las pesetas :P, quería contarme con sus palabras como fue aquel día… Así que aquí os dejo con Silvia:

“Teníamos claro que no queríamos una boda al uso, nada de convencionalismos ni etiquetas. Decidimos arriesgarnos para que todo se celebrara al aire libre porque, aunque la boda se celebró un 20 de Agosto, en la lluviosa Asturias nunca se sabe. Y efectivamente llovió, cuando me estaba preparando cayó una tormenta que nos hizo temer lo peor…pero justo antes de la hora señalada, las 7 de la tarde, el tiempo amainó y nos dejo disfrutar de toda la boda sin tener que preocuparnos más por ella :D”

“Nos casamos en nuestra casa, una vieja sidrería con encanto, más concretamente en la pista de baile del antiguo merendero y nuestros mejores amigos como padrinos, ¿qué mas podría pedir?”

“Durante la ceremonia hubo palabras bonitas, emotivos poemas y hasta canciones rapeadas, un perfecto preámbulo para lo que la fiesta daría de si: bengalas, confeti, fuegos artificiales, karaoke y gominolas, motos viejas, novios manteados y cigarros que explotaban. En definitiva un día lleno de emociones fuertes y diversión, mucha diversión.”

Silvia también nos cuenta cuales fueron sus proveedores; especialmente, quien le hizo ese precioso vestido! (yo me apunto también la zapatería, que estoy en plena búsqueda y no encuentro nada… :P)

“Con el vestido tenía muy claro lo que quería y como no lo encontraba se lo encargué a una modista que dio forma a mis ideas” (no nos puedes dejar así! ^^)

“Los zapatos los compré en mi zapatería fetiche Extreme en Gijón; el ramo y flores son de Ikebana, Candás (www.ikebanaflor.com ); el catering estuvo a cargo de los chicos de Balbona, Gijón (www.balbona.es); y el maquillaje lo dejé en manos de Alegna, Luanco”

¿No es, simplemente, preciosa? Una boda sencilla, llena de gente cercana, en un ambiente  genial… vamos, que no me hubiera importado estar allí! 😉 Algo está cambiando (¡por fin!) en el mundo nupcial… ¡ya era hora! Ni todos somos iguales ni a todos nos gusta lo mismo.

Celebrar ese día como más os guste, disfrutarlo y hacer las cosas a vuestra manera. Una boda es de dos y tiene que reflejar lo que sois, no lo que diga una tradición ¿no creéis?

Muchas gracias a Javi (no dejéis de pasaros por su blog, si os ha gustado esta boda… –aquí podéis ver el post completo- ¡esperar a ver las demás!) y a Silvia (y Pablo ;)) por dejarme compartir un pedacito de su boda. Todas las imágenes son propiedad de f2studio, así que no las uséis sin su permiso! 🙂

Feliz miércoles!

amelie ♥ ♥